GENTE COMO TÚ






Me hacen más grato el camino
las personas como tú,
con las que tomar vermú
o paladear un vino,
hablando de cualquier cosa,
de lo humano y lo divino
y una tapita sabrosa
o un bocadito bien fino.
El rato pasa ligero,
la cháchara es animada
y la tarde así empleada
es un tiempo placentero.
Son los momentos felices
sencillos y cotidianos
y, aunque sin comer perdices,
disfrutamos como enanos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario