GUERRA A LA DESIDIA





Le declaro la guerra a la desidia
a la abulia, al descuido, a la desgana
prometiéndome hacer hoy o mañana
todo lo que me aburre y me fastidia.

La gente laboriosa me da envidia,
esa que se levanta muy ufana,
comienza a trabajar a hora temprana
y no tiene pereza ante la lidia.

A partir de mañana, lo prometo,
me he de activar, sin rastro de indolencia
pues pienso terminar con mi galbana.

Cuando acabe de hacer este soneto
con mucho dinamismo y diligencia
voy a dejar de ser una holgazana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario