MUJER EMANCIPADA



Imagen de la red

¿Y si hablamos del trapo y la bayeta,
la mopa, la fregona y el cepillo?
 Mi plan de cada día es sacar brillo
y obtener la limpieza más completa.
Persiguiendo lo efímero con ganas,
el polvo se ha tornado mi enemigo,
así, si eliminarlo no consigo,
se frustran mis empresas cotidianas.
Un trauma se apodera de mi mente
y quedo sin pensar, paralizada,
llamando a mi psiquiatra en modo urgente.

Doctor,¿por qué me siento tan frustrada?
mi morada está limpia y reluciente
y yo ahíta de todo y muy cansada…
¡Mujer emancipada!
Ama de casa soy, trabajo fuera…
¿Me siento realizada?¡Qué quimera!


2 comentarios:

  1. Feminismo sin esputos
    y obsesiones que trastornan,
    lo mezclas y es, todo junto,
    un soneto para nota.

    Con ese estilo tan tuyo,
    mitad serio, medio en broma,
    matizando claroscuros,
    como haces tú, de esa forma.

    Original y acertado,
    el modo en que has retratado
    esta injusta situación.

    Añadir únicamente
    que, aunque a veces no comente,
    paso siempre por tus blogs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, fiel lector
      por las cosas que me dices;
      el que notes los matices
      me resulta halagador...

      Eliminar